viernes, 3 de enero de 2014

Test de Bechdel

En 1985 se publicó una tira cómica que introduce un concepto muy interesante respecto al sexismo que existe en la industria del entretenimiento, es llamado "Test de Bechdel" (o "Test de Bechdel/Wallace" o simplemente "the rule") que se emplea para evaluar el nivel de discriminación, o, políticamente hablando, "la brecha de género" en películas, cómics, obras de teatro, series de tv, etc. En el original constaba de tres argumentos
      En la película salen al menos dos personajes femeninos.
      Dichos personajes deben hablarse la una a la otra en algún momento.
      Dicha conversación debe tratar sobre algo que no sea un hombre.
El primer punto fue modificado para agregar la condición que los personajes tuvieran nombre.
Parece muy simple y cuando leí la tira me reí y me la tomé como lo que parecía ser, una crítica a la representación femenina en el cine. El shock existencial me llegó cuando comencé a aplicarla a las películas que había visto en los últimos tiempos y me di cuenta que casi ninguna pasa. Seguí aplicando la regla a campañas comerciales (concediendo, pero no disculpando, que el tiempo de un comercial es demasiado breve), obras de teatro, libros, videojuegos y francamente me sentí decepcionada.
Son tres reglas extremadamente sencillas. No se exige que la película sea buena, que el personaje femenino sea relevante o que la conversación tenga peso en la trama. La línea está muy baja, la teoría nos dice que la mayoría deberían pasar, pero tristemente no es así, cintas como Avatar, La trilogía de El señor de los Anillos, Shrek, Piratas del Caribe o las tres películas originales de Star Wars no pasan el test.